El Oráculo de Ifá. Su importancia
Ceremonia-Babalawo

Sabemos que un oráculo es una respuesta que da una deidad a través de un sacerdote.
Esta palabra nos llega de la antigüedad, específicamente del mundo griego donde las interpretaciones de señales físicas, sonidos, interpretaciones de símbolos sobre piedras, interpretaciones de las cartas o sacrificios de animales formaban parte de la consulta Oracular. Por extensión se le llamaba Oráculo al propio lugar donde se realizaba la consulta y uno de los lugares más famosos para estos menesteres se encontraba en la ciudad de Delfos.
De Grecia, el oráculo se extendió por Roma y así pasó a varios países sin dejar de reconocer que el mundo Árabe tenía también una peculiar forma de interpretar su Oráculo.
En realidad el Oráculo no trataba de adivinar los hechos, sino de dar buenos consejos, cosa que no era demasiado difícil, ya que en el santuario se disponía de la última noticia y de los últimos acontecimientos del mundo conocido.
En Iba, debemos recordar que desde Antes de Cristo (AC), ya los Oba, Alaafin y los Onnì (reyes y líderes) consultaban las previsiones de los oráculos como su sistema de predicción del futuro o antes de cualquier gran evento o acontecimiento.
Hoy, el sistema de adivinación u Oráculo de Ifá en la medida que se va propagando por el mundo, se hace más evidente y comienza a reconocerse como uno de los Oráculos más completos y complejos pues a diferencia del resto que solo nombran los problemas y las causas, Ifá le va a dar soluciones a los mismos.
Para que este sistema funcione el Bàbàláwò se va apoyar en los siguientes instrumentos:
Ikín: Es el fruto de la palma denominada Ọpé (Ope). Es el primer y más básico medio de adivinación. Cuando Òrúnmìlà bajo del cielo a la Tierra lo implantó entre sus devotos para que sea utilizado en la adivinación.
Ọpẹlẹ: (Opele) Es la cadena de adivinación, es el instrumento de uso más rápido. Nada tiene que ver con el Ekuele confeccionado de la cascara del Obi Agbón o coco aunque ambos tienen las mismas funciones.
Ìyèròsùn: El Iyerosun es el polvo sagrado de Ifá. Proviene del árbol Ìyèròsùn, se utiliza cuando se hace consulta con Ikín para marcar los Odù.
Ọpón: El Opón es el nombre Yoruba del trablero o bandeja donde se imprimirán los Odù con el Iyerosun. Existen de diferentes tamaños y formas.
Ìróké: Iroke o Irofa es lo mismo. Es uno de los instrumentos del Bàbálàwó más fácil de identificar, generalmente son de madera o cuerno de elefante. Su función principal es producir un sonido característico que facilita la conexión de las súplicas y rezos a los Òrìṣà u Orishas, así como también para golpear el Opón Ifá.
Ìbò: Los Ibo o Igbos son otro tipo de instrumentos de Ifá que complementan la consulta, son de mucha importancia y por lo tanto su manipulación es clave en la Consulta. Los Igbos nos ofrecen la alternativa de conocer el Ìránnísé (Irannise) o el mensaje de Olódùmarè. Son herramientas determinantes para apuntar las instrucciones de Olódùmarè y los por menores de dicha consulta. Existen muchos elementos que son utilizados como Ìbò tales como: piedras, caracoles, semillas, huesos de animales, pedazo de plato roto, etc. Cada uno tiene un uso particular y especifico, y son los que recibirá la persona que se consulta, y según el orden de los Odù estos serán solicitados por el Bàbálàwó y así ir determinando los aspectos de la Consulta.
Ìrúkè: El Iruke u Orukere, es otro de los instrumentos del Bàbálàwó, es originalmente de cola de Elefante. Hoy en día los vemos de cola de caballo o vaca. Se utiliza como insignia del Bàbálàwó y también para borrar las marcas del Ìyèròsùn, espantar a Ikú, etc. Su uso puede variar dependiendo de la región Yorùbá.


SIGANOS EN